La salud mental en el trabajo

Tener éxito en tu trabajo incluye la gestión de tu salud mental. Si no estás sano mentalmente, puede ser difícil concentrarse, tomar decisiones y rendir al máximo.

Cada año, más empleados están tomando control de su salud mental en el trabajo. Una de las razones es que la Organización Mundial de la Salud ha seleccionado a la salud mental como uno de los objetivos más importantes para el mundo laboral moderno.

 

Cómo la salud mental afecta el trabajo:

La salud mental es esencial porque afecta todos los aspectos de tus relaciones personales y profesionales. La salud mental poco saludable puede tener un impacto negativo en los niveles de satisfacción laboral, la formación de relaciones, y el desempeño general.

Algunos empleados con una salud mental difícil comienzan a experimentar problemas diarios tales como dificultad para dormir, cambios en el apetito, irritabilidad y ansiedad. Además, algunas personas se pueden «auto medicar» con el fin de controlar los síntomas que rodean la salud mental poco saludable. Esto puede aumentar la probabilidad de tener problemas con la adicción y el abuso de sustancias – dos cosas que tienen la capacidad de impactar negativamente el desempeño laboral.

 

Estrategias para el cuidado de tu salud mental en el trabajo:

Existen varias estrategias que puedes utilizar para cuidar tu salud mental en el trabajo. Estas incluyen:

Cuida tu cuerpo: Asegúrate de que comes de manera equilibrada, haces ejercicio regularmente y te tomas un tiempo fuera del trabajo para descansar y relajarte

Adapta tu entorno de trabajo: Haz lo que puedas para crear un entorno de trabajo cómodo y productivo. Esto podría incluir la reducción de los niveles de ruido, la decoración de tu espacio de trabajo con cosas que te hagan sentir bien, y la planificación de tu día a tu conveniencia.

Habla de tus emociones: Hablar con un supervisor o compañero de trabajo sobre tus emociones y sentimientos puede ayudarte a sentirte apoyado y a aliviar el estrés.

Establece metas realistas: Asegúrate de establecer objetivos que sean realistas y alcanzables. Poner metas demasiado altas puede aumentar tu estrés y ser perjudicial para tu salud mental.

 

Promueve la salud mental en tu lugar de trabajo:

Además de tomar medidas para cuidar tu salud mental, también hay cosas que puedes hacer para promover la salud mental en tu lugar de trabajo. Esto podría incluir:

Programa actividades divertidas: Organiza actividades de equipo que todos los empleados puedan disfrutar, como una tarde libre para jugar a los bolos, un viaje al cine, o cenas caseras donde puedan compartir anécdotas divertidas. Esto puede ayudar a mejorar el rendimiento general del equipo y a fomentar el trabajo en equipo.

Ofrece apoyo social: Asegúrate de que hay alguien con quien los empleados se sientan cómodos hablando sobre sus problemas personales y profesionales. Esto podría ser en la forma de un director de recursos humanos dispuesto a escuchar, o un grupo de compañeros que puedan hablar abiertamente sobre lo que les está pasando.

Ofrece formación en salud mental: Proporcionar formación en salud mental a tus empleados puede ayudarles a entender mejor la importancia de la salud mental. Esto puede motivarlos a ser proactivos en el cuidado de su salud mental.

 

Es hora de poner la salud mental en primer lugar:

Cuidar tu salud mental, así como la de tus compañeros de trabajo, es esencial para promover el éxito en el lugar de trabajo. Tomar ventaja de las estrategias presentadas anteriormente puede ayudarte a mantenerte sano mentalmente y a mejorar la satisfacción laboral general.

Es hora de poner la salud mental en primer lugar para asegurarse de que tu trabajo sea un lugar donde todos tengan la oportunidad de prosperar.